Aprendizaje temprano: los tamaños